Reserve online y contáctenos
2 Adultos
0 Niños

Los alrededores

Reserve ahora
InicioEmpordà y Costa Brava
Costa Brava

Situado en el corazón del Empordà, rodeado de dos magníficos campos de golf de 18 hoyos y a solo unos minutos de las mejores playas de la zona y de preciosos pueblos medievales, el Hotel Empordà Golf es el emplazamiento perfecto para celebrar un evento, pues ofrece un entorno exclusivo y privilegiado ideal para trabajar, festejar o relajarse.

 

 

¿Qué se puede hacer en la Costa Brava?

Todos

Begur

Colorido y vivaz, Begur —que data de épocas prehistóricas— es uno de los núcleos preferidos de los locales, con un sinfín de restaurantes de primera calidad, hoteles boutique e idílicas callejuelas por descubrir.

Calella de Palafrugell 

Se considera uno de los pueblos costeros más hermosos de España, pues exhibe una combinación exquisita de casas blancas de costa, calas rocosas y playas recónditas. En el centro del pueblo podrá encontrar una variedad de cafés y restaurantes a la orilla del mar que ofrecen cocina tradicional catalana, así como un mercado de carne, fruta y verduras locales y frescas; además, vale la pena visitar el Jardín Botánico de Cap Roig —con más de 1000 especies diferentes típicas de un clima parecido al mediterráneo—.

Peratallada

Fue declarado monumento de valor histórico y artístico, está repleto de callejuelas empedradas que acogen pequeños hoteles, restaurantes y galerías con piezas de arte diversas. Esta población data de la época medieval y podréis observar que muchos edificios están tallados en piedra (de ahí el nombre del pueblo), además, en el centro se erigen un castillo y un palacio privados.

Pals

Encaramado sobre una colina, este sosegado pueblecito medieval se construyó alrededor de una fortaleza y conserva todo el encanto del pasado. Descubra un sinfín de placeres mientras se pierde por sus sinuosas calles empedradas.

L’Estartit

Una opción muy popular para los apasionados del submarinismo y los amantes del mar durante los meses de verano. Este pueblo pesquero resulta un lugar ideal para descansar, ya sea visitando las Islas Medes en barco, disfrutando de un día de playa de arena fina o recorriendo los muelles pesqueros.

Sa Tuna, Begur

No deje que la tortuosa carretera que lleva a esta playa le desanime, puesto que una visita a la remota calita de Sa Tuna merece mucho la pena. Esta playa rocosa apenas mide 80 metros de largo y 25 metros de ancho, está rodeada de casas encaladas, barcos que reposan en la playa y terrazas; merece mucho la pena recorrer el camino de ronda para descubrir los alrededores de esta pedregosa costa. Cerca de la playa podrá encontrar estacionamiento de pago, pero le advertimos que puede resultar difícil encontrar aparcamiento gratuito durante el verano.

Cala d’Aigua Xelida, Tamariu

Situada a más o menos un kilómetro al norte de Tamariu, esta playa de arena y rocas, a la que se puede acceder por unas escaleras, mide unos 25 metros de largo y se encuentra en una bahía protegida por abruptos acantilados; es perfecta para aquellos que buscan un rinconcito aislado para tomar el sol. El nombre de esta cala (cuya traducción literal es agua helada) se debe a los manantiales de agua dulce que brotan del fondo del mar y bajan bruscamente la temperatura del agua.

Aiguablava, Begur 

Rodeado de verdosos acantilados, este abrigado paraíso es, sin duda, la cala más espectacular de las ocho playas de Begur. Además de la oferta de restaurantes de pescado, en esta cala también puede alquilar tablas de paddle y kayaks para divertirse con los niños.

Cala Ferriol, L’Estartit 

Un poco más aislada y alejada de las tres playas principales de L’Estartit se encuentra la recóndita Cala Ferriol. Se sitúa cerca de Cala Pedrosa, otra playa de guijarros, y en la bahía de enfrente, que queda eclipsada por un enorme acantilado, se observan un par de islotes.

Illes Medes 

Hay pocas actividades en la región que superen la experiencia de practicar snorkel en la extraordinaria Reserva Natural de las Illes Medes. Tras 10 años siendo una zona protegida, la reserva rebosa de vida marina y los expertos se encargan de guiar a todos los grupos de ocho personas por las zonas más interesantes de la zona.

Museo Dalí

Una visita a la Costa Brava sin ver alguna obra del legendario artista español, no es una visita completa. Uno de los mejores museos del mundo dedicado a Dalí se encuentra en el edificio rosa parecido a un castillo que diseñó el propio artista; en él se observan sus distintivos huevos y figuras doradas en el tejado, así como elaboradas instalaciones de arte en el interior.

Faro de Llafranc 

El faro de San Sebastián está situado en el pueblo de Llafranc. Este edificio del siglo XIX, se eleva a 175 metros por encima del nivel del mar y ofrece una impresionante vista de 180 grados de la costa catalana. Junto al faro, encontrará el yacimiento íbero de San Sebastián de la Guarda, y un restaurante que lleva el nombre del faro.

Ciclismo

La Costa Brava ofrece kilómetros y kilómetros de hermosos paisajes campestres que abrazan el Mediterráneo de un lado y los Pirineos del otro, por ello el ciclismo es uno de los deportes más populares de esta región. La popular mezcla de carreteras y caminos de esta región la convierten en un lugar perfecto para ciclistas profesionales y aficionados, pues permite hacer salidas en bici increíbles y variadas, idóneas para cualquier edad y forma física.

Paseos en avioneta

Surque los cielos y descubra la espléndida majestuosidad de la Costa Brava desde el aire. Un paseo turístico exclusivo que le proporcionará una nueva perspectiva de la región y le mostrará la diversidad paisajística y su singular belleza.

Deportes acuáticos 

Si es un apasionado de los deportes acuáticos, la Costa Brava es su destino ideal, ya que podrá practicar snorkel, paddle surf, kayak y submarinismo, así como otros deportes más tradicionales.

Girona

La capital de la Costa Brava, Girona, es conocida por el barrio judío y el medieval, fundados entre el siglo XI y el XV, y que, a pesar de contar 2000 años de historia, están muy bien conservados. La ribera del Onyar atraviesa la ciudad y el frente ribereño repleto de edificios coloridos que acarician la orilla del agua es una de las imágenes más célebres de la ciudad. Girona es una visita obligada en la lista de cualquiera, podrá disfrutar tanto de los baños árabes y las murallas del siglo XIV, como de la catedral románica y barroca, así como de los diversos actos festivos que se celebran a lo largo del año.

 

¿Qué se puede hacer en Girona?

Todos

Catedral

Construida entre el siglo XI y XIII, la Catedral de Santa María de Girona sobresale sobre la ciudad. Con unos 23 metros de ancho, es la segunda iglesia más amplia del mundo después de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Hace poco, tuvo un papel destacado en la épica serie de televisión Juego de Tronos.

Call Jueu 

El barrio judío, o Call Jueu, data del siglo XII y es una de las zonas más simbólicas de Girona, característica por su laberinto de callejuelas y patios, conserva su áurea medieval. Es uno de los barrios judíos mejor conservados de Europa y un indicio claro de la importancia que tuvo la cultura judía en la ciudad.

Baños Árabes

Se construyeron en 1194 y se inspiraron en baños romanos y árabes parecidos. Se erigieron como respuesta a la creciente población de la antigua Girona y a la necesidad de mejorar su higiene. Actualmente, los baños no están en funcionamiento, pero puede visitarlos por su cuenta para descubrir como se bañaban en la Edad Media. El edificio está cubierto por un gran techo abovedado y dispone de un baño de agua fría, uno de agua caliente y vestuarios.

Cases del Riu Onyar

Girona ofrece impresionantes imágenes de callejones empinados, calles y plazas porticadas y, sobre todo, de las coloridas fachadas de las casas que baña el río Onyar, cuyas fotos son las más emblemáticas de la ciudad.

Muralla de Girona

La muralla representa una parte fundamental de la antigua Girona —ha presenciado el paso de los romanos, la defensa contra los árabes en la época carolingia y otros conflictos de la Edad Media— ahora, los visitantes pueden deleitarse con un espectacular paseo por las elevadas murallas de piedra de Girona y disfrutar de excelentes vistas panorámicas de la ciudad.

Puente de Eiffel 

El puente Palanques Vermelles, también conocido como el puente de Eiffel, fue construido en 1827 por Gustave Eiffel, justo antes de que creara su obra más célebre, la Torre Eiffel de París. Este puente cruza el río Onyar y presume de una perspectiva estratégica para contemplar los coloridos edificios de la ciudad antigua.

Casa Masó

Es la casa familiar del arquitecto Rafael Masó (1880-1935) y una de sus obras arquitectónicas más importantes, además es la única vivienda del río Onyar que está abierta al público.

Museo de los Judíos

El Museo de Historia de los Judíos describe la historia de las comunidades judías en la época medieval en Cataluña y el antiguo Reino de Aragón, desde el siglo IX hasta el XV. Entre los artefactos que los visitantes podrán admirar, se encuentra una importante colección de lápidas judías de la época medieval.

Museo de historia

La extensa y variada historia de Girona se relata con mucho detalle en este museo, desde la fundación de la ciudad de la mano de los romanos en el siglo I a.C. hasta la etapa moderna. Consta de 14 salas de exposición que exhiben temas distintos. El museo se encuentra en el antiguo convento capuchino que data del siglo XVIII.

Girona, Temps de Flors 

Es una exposición que se celebra cada primavera durante la segunda o tercera semana de mayo por la zona del Barri Vell de Girona, que consiste en llenar la ciudad de plantas y arreglos florales extraordinarios durante unos días mágicos. Varios monumentos, patios y zonas urbanas se convierten en singulares jardines ornamentales, en que los visitantes descubrirán una deliciosa combinación de llamativos colores y aromas perspicaces que acompañan el patrimonio cultural de la ciudad.

Ciclismo

Con más de 150 ciclistas profesionales en la ciudad, así como innumerables aficionados a la bicicleta, Girona es la actual Meca del ciclismo. Resulta fácil entender su encanto, ya que esta ciudad tiene fácil acceso a una gran variedad de hermosas (y apacibles) rutas en un clima soleado perfecto para salir en bicicleta.

Capital gastronómica

Girona representa uno de los principales destinos gastronómicos y vinateros del mundo, es una región a la vanguardia de la innovación culinaria, pues es uno de los mayores centros creativos del planeta. La combinación de mar y montaña es la marca distintiva de la cocina de Girona, la fusión del carácter y las técnicas culinarias de la región. Girona presume de muchos restaurantes con estrella Michelin, entre ellos El Celler de Can Roca, dirigido por los hermanos Roca y considerado el mejor restaurante del mundo en numerosas ocasiones.

Footing en La Devesa

Algunas de las mejores cosas de la vida son gratuitas, por ejemplo ponerse las zapatillas de deporte y hacer footing por el parque de La Devesa. Con 40 hectáreas de superficie, es el parque más grande de Cataluña y es un lugar perfecto para descansar en el corazón de la ciudad.

Bars en Plaça Independència

Girona ofrece una mezcla de variados bares, pubs y discotecas que se ubican por toda la ciudad, pero sobre todo en Plaça de la Independència y en sus alrededores, una zona de moda para salir por la noche. Por supuesto, el fin de semana es cuando hay más vida nocturna, pero puede encontrar locales animados cualquier día de la semana, sobre todo los jueves, que es la noche de los estudiantes.

Hecho